Su Navegador (Internet Explorer 6) esta obsoleto. Tiene problemas de seguridad y puede no mostrar todas las funcionalidades de este y otros sitios web. Aprende a como actualizar tu navegador.
X
Articulos

Maratón de Castellón Diciembre 2012

Me había pasado toda la semana mentalizándome de la imposibilidad de
terminar la Maratón de Castellón ya que no me veía capacitado para ello
después de los últimos entrenamientos… pero correr una carrera siempre es
diferente.

Comenzábamos más bien flojos con la intención de conservar las mayores
fuerzas posibles y decidir en el kilometro 16 que hacer… si continuar o
acortar los kilómetros. Así fueron pasando los kilómetros y no paraba de
mirar el pulsómetro para que las pulsaciones no se disparasen hasta que un
par de mujeres que iban a mi lado me dice:

-¿Es tu primera Maratón?”, creo que se me notaba

- “Sí” respondí yo

-”pues deja de mirar tanto el pulsómetro y disfrútala!”

La verdad es que no sé si fueron esas palabras en el kilometro 14 o qué pero
empecé a visionarme llegando a la meta y las emociones empezaron a rondar
por mi cuerpo, una sensación que nunca me había sucedido hasta entonces. Me
encontraba bien y decidí ir a por ello…tenía que llegar a la meta!!

Pero en el kilometro 20 sucedió lo imprevisto, una caída en un
avituallamiento con el asfalto muy mojado bajó la moral otra vez por los
suelos ya que además comenzaba desde ahí la única pendiente que tenia el
recorrido… y mi ritmo lo notó.. para poder mantener las pulsaciones por
debajo de 155 tuve que bajar el ritmo en más de 30′ por kilometro… lo que
empezó a desanimarme y replantearme si verdaderamente podría finalizar mi
primera maratón.

A partir de ahí fue una lucha constante conmigo mismo: mi cuerpo decía que
no, mi mente estaba indecisa, por lo que tuve que tirar de lo único que me
quedaba… mi corazón, mi orgullo y un par de narices. Así pasaban los
kilómetros: en el 31 tuve que realizar mi primera parada y andar durante un
minuto pues lo necesitaba, en el 36 ibas más arrastrándome que otra cosa, en
el 38 las primeras lagrimas empezaron a aparecer en mis ojos (lagrimas de
dolor y de ver que lo tenía ahí, que quedaban 4 km nada más y no podía
desfallecer).

Y esas lagrimas me dieron alas; no me abandonaron hasta la
meta, pero me empujaron a dar un ultimo esfuerzo, un ultimo tirón para
finalmente conseguirlo… cruzar la meta… 42km de agonía, sufrimiento y
satisfacción.

CONSEGUI TERMINAR MI PRIMERA MARATON!!!

Dejar un comentario  

nombre*

email*

sitio web

Enviar comentario