Su Navegador (Internet Explorer 6) esta obsoleto. Tiene problemas de seguridad y puede no mostrar todas las funcionalidades de este y otros sitios web. Aprende a como actualizar tu navegador.
X

Historico de diciembre, 2014

Entrada

Querido Santa Claus…

Querido Santa Claus,

Al ponerme con mi hijo a escribirte la carta que recibirás en breve, se despertó el niño que hay en mi y he pensado porque no me decidía a escribirte una carta. Así que aquí me tienes, tras tantos años, escribiéndote para enumerarte algunas de las peticiones que me gustaría cumplieses si fuese posible. Como considero que este año me he portado bien a pesar de los reveses que me ha dado la vida, creo que algo sí podrás hacer. Sin extenderme más, paso a describirte lo que podrías regalarme como un día perfecto:

Primeramente, me encantaría volver a levantarme con el olor de ese zumo de naranja que nos preparaba y traía a la cama mientras rematábamos el final del sueño.

Me gustaría volver a pegar unos cuantos “raquetazos” con él. Ya sea en Montemar, donde me enseño, o en cualquier otro sitio (no me voy a poner selectivo en cuanto al lugar pero sí en la compañía). O unas cuantas canastas como muchas tardes hicimos en casa.

Además, querría irme después a comer con él, y que pagase. No por el hecho de no pagar yo, sino por escucharle protestar una vez más y poder reírnos todos juntos.

Después ,me gustaría sentarme en el sofá a intentar empezar a ver una película; digo intentar porque, de tan malas las películas que tenía, que tardábamos media tarde en decidir cual ver. Y así pasaríamos la tarde con algún San Francisco que otro que el compartía sin saberlo mientras lo preparaba.

Finalmente, te pediría irme a dormir con la tranquilidad y confianza de que al día siguiente él estará ahí cuando me despierte; que Hugo podrá ir a despertar al “abu Paco” para que se pegue un baño con él y Mickey; que ese zumo de naranja estará en su sitio; y que podré decirle lo mucho que lo quiero como nunca antes lo hice.

Pero como me temo que todo esto que te pido no va ser posible, simplemente te pido que mi hijo tenga los mismos recuerdos que tengo yo, y que algún día el pueda escribir esta misma carta recordando lo feliz que fue al lado de su padre.

Atentamente,

Saúl Sala.