Comentario Semanal 20/02/21

Comentario Semanal 20/02/21

 Empiezo una sección en la que me gustaría cada semana resumir las noticias/lecturas más relevantes o que me parecen más interesantes de lo que he leído durante la semana.

Comenzamos con una gráfico de la renta variable emergente y la ruptura que esta teniendo lugar ahora mismo de los máximos anteriores. Como podemos ven en el gráfico inferior, desde los máximos alcanzados en 2007, la renta variable emergente se ha movido los últimos 13 años en un lateral sin llegar a superar estos máximos.


Si lo comparamos con lo que sucedió en el S&P500 tras la ruptura de máximos anteriores podemos ver el fuerte recorrido alcista que ha tenido el índice americano.

Además, no sólo es que el índice de renta variable emergente esté rompiendo máximos. Si vemos al siguiente gráfico donde muestra la evolución relativa de la la renta variable emergente frente a la renta variable americana, vemos que la tendencia bajista se ha roto e importantes resistencias han sido superadas recientemente.


Por otro lado, tenemos la sobrevaloración que creo que está alcanzando la bolsa americana. Recientemente, el CAPE sobrepasó los niveles de 39. Esto sólo ha sucedido tres veces en la historia: Septiembre de 1929, entre Marzo de 1998 a Enero de 2001, y ahora. En el primer caso la bolsa americana tardaría en alcanzar los mismos niveles 25 años; en el segundo caso tardaría 12 años.

En la tabla inferior podemos ver cual fue la máxima caída de la renta variable americana en los años posteriores a que al CAPE se sitúe por encima o por debajo de  31.5 (por encima de mayor percentil histórico). Como podemos observar , el problema viene en los 5 años posteriores con una caída media del -34.9% y una rentabilidad media del -2.2%.



Conclusión, si queremos estar en renta variable en largo plazo, parece más razonable sobreponderar la renta variable emergente frente a la renta variable americana. No estoy diciendo que la rentabilidad de ésta vaya a ser positiva en los próximos cinco años (eso nadie lo sabe con certeza); lo que digo es que, si nada cambia, la renta variable emergente aparece más atractiva tanto por técnico como por valoración frente a la renta variable americana para el largo plazo.