El riesgo no cede…